El Qi de los órganos.

Escrita por el 30 abr, 2015 de Blog | 0 comentarios

El Qi de los órganos.

 

Aunque en la Medicina China el Qi se utiliza de diversos modos, sigo el principio de Radha Thambirajah, que usa el término como expresión de la función, disponiendo cada órgano de su propio Qi o función específica. En caso de trastorno del Qi, se produce una hiper o una hipofunción.

No obstante, hay que considerar que el Yang (Calor) y la función no son lo mismo, aunque tampoco son completamente distintos. De este modo, en un clima cálido, los órganos funcionan más eficazmente. Sin embargo, si aumentamos la cantidad de la función, puede producirse calor. Por lo tanto, una cosa (calor) puede estimular a otra (la función)

Por el contrario, si en un órgano o tejido existe una inflamación, se da un exceso de Yang que limita la función (Qi) sana en el órgano o tejido afectado: por ejemplo, la función de digestión del estómago está alterada en la gastritis; una articulación no puede moverse tan fácilmente en caso de artritis, o en enfermedades cutáneas inflamatorias, se ve limitada la función de la piel.

Del mismo modo, a causa de una falta de función, puede producirse calor (plenitud de Yang) o de frío (deficiencia de Yang.) Por estos motivos debemos tratar el Qi y el Yang de distintos modos.

Las funciones de los órganos son:

  • El Qi de Corazón sintetiza la sangre, hace circular la sangre y el calor; gobierna las actividades mentales y el lenguaje.
  • El Qi de Bazo hace circular la sangre y los fluidos corporales hacia las regiones corporales periféricas, distribuye los nutrientes al organismo, refuerza el tejido conectivo y gobierna el sentido del sabor.
  • El Qi de Pulmón controla la respiración y apertura y cierre de los poros; domina el sistema defensivo y gobierna el sentido del olfato y del tacto.
  • El Qi de Riñón gobierna el metabolismo del agua, la reproducción y las vías urinarias, así como el oído.
  • El Qi de Hígado controla el almacenamiento y la liberación de la sangre en los vasos, genera el viento para hacer fluir libremente sangre, energía y fluidos corporales, controla los músculos y tendones. El Hígado se abre a los ojos.

En caso de deficiencia de Qi, se es muy sensible a las oscilaciones de temperaturas: un descenso de sólo 2 ºC puede ser percibida como mucho frío; del mismo modo, un ligero incremento de la temperatura es experimentado de forma extrema. Por el contrario, si la temperatura el constante, ya sea frío o calor, el cuerpo se puede adaptar bien. Por lo tanto, en pacientes con deficiencia de Qi resultan problemáticas las oscilaciones de la temperatura ya que exigen una capacidad de rápida adaptación de la piel. A menudo, padecen trastornos de la piel o de las vías respiratorias, sobre todo, durante las épocas en que3 cambia el tiempo atmosférico, es decir: la primavera y el otoño.

Las funciones de la piel incluyen:

  • Apertura de los poros para eliminar el calor, sudor y secreciones sebáceas.
  • Cierre de los poros para conservar calor y fluidos (sobre todo, sudor).
  • Absorción (p. ej; pueden usarse externamente cremas cutáneas nutritivas.
  • Sistema inmune.
  • Sensibilidad frente al tacto, dolor y temperatura.
  • Refuerzo, el cual no sólo depende de la piel, sino también del tejido conectivo a través del cual la piel se fija fuertemente a los músculos (función atribuida al Bazo).

Factores que pueden influir en las funciones de la piel.

  • El frío cierra los poros en invierno y ralentiza el Qi.
  • Calor patógeno (inflamaciones), humedad (alimentos que producen humedad) o viento (productos químicos que irritan la piel).
  • Permanencia al aire libre o si el tiempo es frío, después de baños o duchas calientes.
  • Falta de higiene de la piel (falta de limpieza o demasiado maquillaje).
  • Deficiencia de sangre (al disponer de poca sangre para mantener activa la energía funcional.

La sensibilidad de la piel permite sacar conclusiones en cuanto a la funcionalidad. La piel engrosada por fluidos densos o finos; es decir, donde el aspecto Yin de la piel es relativamente más pronunciado que el aspecto Yang, suele tener menos sensibilidad. En la mayoría de los casos, las personas con piel fina (deficiencia de sangre) o piel caliente (plenitud de Yang), suelen ser más sensibles al dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.