Cursos de Masaje Facial Japonés

Escrita por el 17 sep, 2020 de Blog | 0 comentarios

Introducción.

 

¿Cómo es posible que en 15 años algo completamente desconocido, se haya convertido en uno de los tratamientos más demandados, tanto en los centros de estética, como de terapias manuales y los cursos de Masaje Facial Japonés tan solicitados?

DSC_0394

La gran efectividad de sus efectos es la base de una acogida tan rápida y profunda.

La Escuela de Masaje Facial Japonés fue, si no la primera en enseñarlo, la primera en enseñar de modo exclusivo el Masaje Facial Japonés.

 

Qué es el Masaje Facial Japonés

 

El concepto de salud, en la Medicina Tradicional China, está estrechamente ligado al concepto de bienestar. No se trata únicamente de no estar enfermo, sino de sentirse bien. Es justamente lo que se busca con el Masaje Facial Japonés. IMG_3944

Puedes encontrar más información en nuestro post Qué es el Masaje Facial Japonés. Lo importante, ahora, es saber que la base de los efectos que proporciona el Masaje Facial Japonés está en el profundo bienestar que produce (o debe producir).

Una persona que jamás haya experimentado el Masaje Facial Japonés, pero que haya oído hablar de él, sabrá algo de lo que puede esperar. Habrá oído algunas cosas: que si relaja mucho, que si disminuye el dolor mandibular (en caso de bruxismo), que si mejora el aspecto de la piel, que si eleva el pómulo, que si define el óvalo facial…

Cada palabra es verdad. Pero cuando termina la sesión todo eso se olvida, porque lo han sentido… ¿El qué? El Masaje Facial Japonés es una experiencia. Es profundamente sensorial.

Es verdad que el modo de tocar es muy propio, diferente a muchos tipos de masaje. Pero el tacto se convierte en una rampa de lanzamiento. Jamás se sabe lo que cada persona va a sentir, pero sabemos con certeza y antelación que se levantarán pesadamente, con pocas ganas de hacer nada y con una sonrisa tan amplia como profunda. No podemos asegurar que sea de felicidad, pero si no es, se parece mucho.

 

Qué es la Escuela de Masaje Facial Japonés

 

La Escuela nació casi por casualidad. Existía una demanda creciente en un entorno vacío. Muy pocas personas en toda España habían sido formadas. Nuestra vocación es ayudar a las personas, nuestra herramienta fundamental: el Masaje Facial Japonés.

Sabíamos que cuantas más personas formadas, más personas podrían beneficiarse de las maravillas del Masaje Facial Japonés.

Pero no nos bastaba. Queríamos, en un entorno de vacío de formación, llegar a donde hubiera alguien que quisiera aprender. Por ello pensamos que la escuela está donde esté el alumno.

Valencia y curso abril Madrid 236

Queríamos, y aún queremos, dar facilidades para aprender. Así que nació como escuela itinerante. Sin importar dónde estuviera el alumno o la alumna, siempre hemos buscado la manera de conseguir alcanzar cada rincón, cada ciudad, cada barrio en donde quien estuviera deseosa de aprender, pudiera hacerlo.

 

Por qué aprender Masaje Facial Japonés

 

Cuando una persona decide aprender algo para desarrollar un oficio está realizando una inversión. Tiene un costo económico, lo sabemos; pero también tiene un costo de tiempo. Hay, en el mundo empresarial, un concepto que se llama ROI, que significa Retorno de Inversión. Eso expresa en cuánto tiempo se recupera el dinero. Dependiendo del precio del masaje, se puede tener un ROI de 11, 12 o 13 masajes (suponiendo que ha realizado toda la formación.)

Pero hay otra inversión, que se suele pasar por alto, y que en nuestra escuela tenemos muy presente y estimamos mucho más que la económica.

A fin de cuentas, el dinero va y viene. Gastamos por un lado y nos viene por otro lado (en circunstancias más o menos normales). Pero hay un flujo que cada persona deposita en nosotros cuando acude a nuestras clases. Un flujo que gasta y que jamás recupera: su tiempo.

Nos tomamos muy en serio el tiempo ajeno. Es por ello que lo valoramos para conseguir que con el menor tiempo posible y con el menor esfuerzo posible se pueda aprender de modo que quien siga nuestras instrucciones pueda desplegar todo el repertorio de beneficios que se puede proporcionar.

Enseñar no es dominar una técnica. Enseñar es comunicar. En la Escuela de Masaje Facial Japonés, dominamos los dos aspectos: la técnica del Masaje y la técnica de la comunicación.

WP_20160329_15_33_51_Pro (2)

Nuestro objetivo es que nuestras alumnas asimilen orgánicamente y comprendan las técnicas. Los movimientos tienen una armonía que potencian en el tejido facial sus efectos. Comprender esos aspectos se nos antojan imprescindibles.

 

Aprender (Masaje Facial Japonés) es un proceso.

 

No sólo se trata de movimientos. Un pianista no piensa hacia dónde han de ir sus dedos. Simplemente deja que vayan a su sitio. Los dedos son la sonata, la canción, la pieza que oímos. Pero antes, la música es movimiento. Así debe comportarse la mano del masajista. Las técnicas no se piensan, la voluntad es permitir que la mano escuche, que sepa la necesidad de la persona y dejar que actúe libremente.

aprendiendo masaje facial japonés

Eso se consigue en el contexto de un proceso: Observación, pensamiento, movimiento consciente y repetición. Poco a poco se elimina el pensamiento y el movimiento deja de ser consciente para transformarse en intuitivo.

Es sencillo: entrenamos la intuición.

Pero para ello es necesario la fase de aprendizaje, la fase de práctica y finalmente la integración.

 

Las píldoras mágicas no existen (aprender rápido)

 

Todo conocimiento parte de un supuesto inicial. Decidir que queremos aprender algo es reconocer que lo desconocemos. En la Escuela de Masaje Facial Japonés siempre nos fascina el ejercicio de humildad que ello significa. Porque no lo deciden jóvenes que quieren labrarse un porvenir. La mayoría de nuestras alumnas son profesionales con una trayectoria, profesionalidad y conocimientos profundos de su oficio.

Pero hay algo que no saben. Lo reconocen y se ponen en marcha para solventar esa carencia.

Curso Madrid II Junio 2013 103

Sin embargo, ¡ay!, no somos Morpheo, no tenemos ni la píldora roja, ni la píldora verde (¿eran esos colores?).

El conocimiento es pausado, requiere… Me vais a permitir que me interrumpa y hable de un concepto. Todo el mundo conoce la palabra kung-fu. La conoce porque ha salido en muchas películas. E incluso es casi un género: las películas de kung-fu. Pero ya no tantos saben que Kungfu viene del chino Gongfu (esta forma de escribirlo es el sistema pinyin de escritura occidentalizada del chino). Y se pronuncia igual. Pero no es ningún arte marcial, Gongfu hace referencia a todo lo que requiere aprendizaje a través del estudio y la práctica en un tiempo más o menos prolongado.

Bien, pues no es como cuando en Matrix dice:   ” Operador, cárgame un curso de pilotaje de helicópteros.” Y, ala, ya sabemos volar en helicóptero.

 

Quién puede aprenderlo

 

Pero no hace falta ser una profesional con una dilatada carrera para aprender el masaje facial japonés.

Ni siquiera hace falta tener conocimientos de estética, ni de masajes.

Chary 292

En nuestros cursos partimos de cero. La forma de tocar es diferente.

Las técnicas, aunque a veces sean parecidas, no son las mismas que ningún profesional pueda tener. Por ello, todos pueden iniciar el aprendizaje sin ningún tipo de conocimiento previo.

 

Lo que ofrecerás

 

Usar palabras para describir sensaciones o para prometer lo que obtendrás es complicado. Ninguna palabra puede sustituir una sensación. Tenemos muchas para describirlas, pero describirlas no es lo mismo que vivirlas.

Pero vamos por partes:

Soltarás la musculatura cervical. ¿Qué significa eso? Ligereza. Ausencia de dolor (o disminución), alivio, una sensación de descanso ya casi olvidada.

La mayoría de los dolores de cabeza tienen un origen tensional, las tensiones cervicales junto a la de los músculos de la frente son los protagonistas de ese origen. Al soltar esas zonas, el dolor desaparece (o disminuye).

Bienestar del masajista

La liberación cervical tiene un contagio en el rostro, lo trabajarás para que las tensiones faciales disminuyan. Es curioso pasear atentamente por la calle y observar la enorme cantidad de caras crispadas con las que nos cruzamos. Bien, pues la dulcificación de la expresión es otro de los efectos del masaje. (No, aún no hemos dibujado la sonrisa; por el momento estamos solo relajando).

Luego comenzarás a tonificar. Literalmente es como llevar el rostro al gimnasio. Es la tonicidad muscular la que causa el efecto lifting. Un músculo tonificado es un músculo firme. Recupera su forma. El rostro brilla y al tacto se percibe como sedoso.Madrid 5 y 6 de Octubre 120

 

Con los problemas cotidianos poco a poco vamos cargando una mochila que portamos. Es como si fuésemos llenándola de piedras. ¿Y si tus clientes sintieran que les vas quitando piedra a piedra el peso que les oprime? No deja de ser curioso ese movimiento tan repetido, cuando se incorporan de la camilla y mueven cuello y hombros con expresión de sorpresa mezclada de alivio.

Y la ralentización de los pensamientos. En muchas ocasiones nuestro cerebro es como una lavadora centrifugando. Pero lo que se mueve son los pensamientos. Preocupaciones, responsabilidades, problemas. Y suspenderlo todo, aunque sea por un momento, no tiene precio.

El silencio. Cuando aparece el silencio interno ya se nos quitan las ganas de hablar. Muchas alumnas se quejan de que algunas de sus clientas no paran de hablar y no les dejan hacer su trabajo. La relajación muscular y mental, la ralentización de los pensamientos y el sentirse a gusto en el cuerpo, obran el casi milagroso efecto del silencio, callan. A veces hasta se duermen.

Con todo esto, ¿es posible levantarse de la camilla sin mostrar una amplia, sincera y brillante sonrisa?

 

¿Cursos on line?

 

Para la Escuela de Masaje Facial Japonés el masaje, cualquier masaje, es el arte del contacto. Si hablamos de contacto es porque estamos tocando la piel de una persona con nuestras manos. Es, a nuestro juicio, impensable pretender desarrollar el arte del contacto sin contacto. Además, no se trata de mostrar una serie de movimientos sobre la piel, procuramos enseñar a tocar, a escuchar con las yemas de las manos y desde ahí, adaptarnos a la persona que está en la camilla.

Curso de Masaje Facial Japonés

O dicho de otra manera: ¿se puede dar un masaje online? ¿Existe el telemasaje? Del mismo modo no creemos que pueda transmitirse fielmente la esencia del Masaje Facial Japonés. Por ello, pese a que es algo que nos lo piden desde hace muchos años, y pese a que técnicamente es viable y podríamos hacerlo, no ofrecemos cursos on line.

 

¿Dónde puedo aprenderlo?

 

La renuncia a la difusión virtual nos obliga a la presencialidad. Y volvemos nuevamente a nuestra vocación nómada.

Tenemos convenios con centros y escuelas para llevar nuestros cursos de Masaje Facial Japonés hasta donde pueda haber algún alumno que desea aprender. Pero no a todas las ciudades. En esos casos también ofrecemos la oportunidad de diseñar cursos personalizados. Siempre animamos a quien quiera formarse con nosotros a que contacte (nuestro modo preferido es el whatsapp) y nos explique su situación, intentaremos buscar soluciones.

 

PD

Si te resulta interesante este post, suscríbete para recibir nuestras novedades en cuanto hayan salido del horno.

Igualmente te agradecemos que nos dejes algún comentario. Nos encantan los diálogos.

¡Hasta el siguiente!

PPD

Todas las fotos son de diversos cursos que la Escuela ha impartido a lo largo y ancho de España y Portugal. Tomadas a lo largo de los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.